Saltar al contenido

Mandalas

En esta serie de artículos sobre los mandalas te mostramos la información más completa, desde que son, para que sirven, que beneficios tienen, que tipos hay, como hacerlos, como colorearlos, hasta mandalas para imprimir y para colorearlos tu mismo, o un mandala ya pintado para contemplarlo y meditar con él.

¡Esperamos que lo disfrutes!

Historia del mandala

Los mandalas tienen su origen en el budismo y es muy común encontrarlos en los templos budistas, guardan unos patrones geométricos con una determinada simbología y significados.

Muchos de ellos son grandes obras de arte en los que se invierte mucho tiempo para terminarlos, pero vale la pena por el resultado final, y además de su simbología sirven para meditar.

En este artículo puedes ver con mayor detalle su significado.

En el Tibet al mandala se llama Khyl-khor y hace referencia al centro de toda la creación donde vive un ser despierto, otorgándole así un significado más amplio que la palabra sánscrita.

Para los budistas el acto de crear un mandala representa la transformación del universo, del sufrimiento a la iluminación. Ven el centro del mismo como un ser despierto en el centro del universo y a la vez es el comienzo de un viaje individual hacia el conocimiento, la sabiduría y la iluminación.

Es muy habitual utilizar los mandalas como herramientas para enfocar la mente durante la meditación.

Ya sea dibujados y pintados o hechos con arena de colores, siempre comienzan en el centro y transcurren hacia el exterior con ricos símbolos.

Mandalas la información más completa sobre los mandalas

El origen de los mandalas

El fundador del budismo Siddhartha Gautama alcanzó la iluminación a través de la meditación y siguiendo un camino de pensamiento y acción, liberándose así del ciclo de la muerte y vuelta a nacer. Enseñó este camino a sus seguidores que hoy siguen practicando.

Debido a los viajes sobre todo de la ruta de la seda los monjes budistas llevaron el budismos a otras tierras, y con ellos los mandalas los cuales se extendieron. Las primeras evidencias de este arte budista data del siglo I a.C.. Posteriormente los mandalas se hicieron presentes también en el hinduismo, y en otras practicas religiosas.

El proceso de creación del mandala es probablemente tan importante como la práctica meditativa en sí.

Carl Jung y los mandalas. Un poco de historia.

Aunque desde la antigüedad se han utilizado los mandalas con fines contemplativos y religiosos, fue a partir de las investigaciones del famoso psicólogo e investigador Carl G. Jung, que los mandalas sobrepasaron el ámbito del pensamiento místico y comenzaron a utilizarse también con fines terapéuticos.

La afinidad de Jung a las imágenes y símbolos de otras culturas hizo que sus investigaciones siguieran diversas direcciones. Durante la Primera Guerra Mundial, siendo comandante en un campo de internos británicos, empezó a dibujar formas circulares, y no tardó en darse cuenta de que eran mandalas.

Cada mandala personalizaba su estado psíquico del día en que lo había dibujado, y descubrió que todo este proceso le ayudaba mucho. Le permitió unir los hilos de su vida y descubrir dentro de ellos un punto de enfoque.

Según Jung los mandalas poseen un poder extraordinario, porque son imágenes sagradas que representan la psique integrada: el objetivo que todos nos esforzamos por conseguir. Consideraba los mandalas como una representación arquetípica del subconsciente colectivo y también útil para la interpretación de los sueños

También te puede interesar:

Más información en: Wikipedia